El turismo rural tiene nuevas necesidades con el aumento de su demanda

La manera de hacer turismo ha cambiado en España en los últimos años. Suponemos que estaréis pensando que el coronavirus ha tenido una influencia muy grande en todo lo que os estamos comentando, pero la realidad es que las cosas estaban empezando a cambiar desde algún tiempo antes. Lo que principalmente define a ese cambio es el hecho de que, ahora, estamos empezando a priorizar el turismo rural al de sol y playa, que es el que siempre ha solido gobernar las vacaciones de los españoles y las de todas esas personas que, siendo extranjeras, visitan nuestro país.
COMPARTE

La manera de hacer turismo ha cambiado en España en los últimos años. Suponemos que estaréis pensando que el coronavirus ha tenido una influencia muy grande en todo lo que os estamos comentando, pero la realidad es que las cosas estaban empezando a cambiar desde algún tiempo antes. Lo que principalmente define a ese cambio es el hecho de que, ahora, estamos empezando a priorizar el turismo rural al de sol y playa, que es el que siempre ha solido gobernar las vacaciones de los españoles y las de todas esas personas que, siendo extranjeras, visitan nuestro país.

En un reportaje publicado en la página web del diario El Economista se recogen los 10 mejores destinos rurales que atesora nuestro país y que os pasamos a trasladar:

  • La Alberca y su arquitectura popular también ponen a Salamanca en el mapa.
  • Alquézar hace lo propio con las tierras de Huesca.
  • Tejeda es uno de los mejores ejemplos de los paisajes interiores de la isla de Gran Canaria.
  • Aracena es el lugar ideal si queremos visitar la serranía de Huelva.
  • Cudillero, en Asturias, es un lugar ideal para todos aquellos que sientan especial interés por la marinería.
  • Albarracín, en Teruel, es una auténtica obra maestra al estar enclavado en las montañas de esa provincia.
  • Muxía, en Galicia, está considerado como ‘el otro final’ del Camino de Santiago nada más y nada menos.
  • Pedraza es la mejor representación de una vía segoviana amurallada.
  • Guadalupe y su Real Monasterio constituyen una de las mejores representaciones que existen y se conservan de la tierra de Extremadura.
  • Valverde de los Arroyos es, por su parte, la mejor imagen de la arquitectura de los llamados pueblos negros de Guadalajara.

Con todos estos destinos y datos, la verdad es que no extraña en absoluto que el turismo rural esté de moda en el interior de nuestras fronteras. En una noticia publicada en la página web de Autónomos y Emprendedores se indicaba que la facturación del negocio relativo a los alojamientos turísticos y las casas rurales en el año 2019 (antes del coronavirus, para que veáis que el crecimiento no viene solo del 2020 en adelante) era de 16.800 millones de euros, lo cual implicaba una subida notable con respecto a los datos que se manejaban en años anteriores. Y, por cierto, el principal motivo de ese crecimiento económico era el aumento medio de los días de las estancias.

El aumento de la demanda de turismo rural en España en los últimos tiempos ha hecho que muchas de las personas que se encuentran al mando de un hotel rural o una casa rural hayan tenido que empezar a trabajar de otra manera. En el día a día de uno de estos negocios la limpieza es imprescindible y eso es lo que ha provocado que uno de los principales cambios que se hayan tenido que introducir es un autoservicio de lavandería. Los profesionales de Lavatur, fabricantes de este tipo de lavadoras y secadoras industriales,  nos han indicado que el número de hoteles y casas rurales que se han puesto en contacto con ellos para introducir ese servicio en sus instalaciones se ha multiplicado por dos desde el 2019 hasta ahora.

Un servicio muy valorado por los clientes ahora que la limpieza ha ganado importancia

El coronavirus ha hecho que todo lo que esté relacionado con limpieza e higiene se haya convertido en una tendencia. Estas dos cuestiones han sido claves para evitar contagios y, por ende, muertes, y no cabe la menor duda de que, aunque ya hemos superado las peores consecuencias de la pandemia, esa necesidad de mantener cuidada la limpieza y la higiene de todas las superficies y ropa que tengamos va a seguir perviviendo con nosotros.

Son muchas las personas que, por lo tanto, valoran que en los hoteles en los que se hospedan durante las vacaciones, tengan la posibilidad de lavar su ropa. De hecho, esto es lo que explicará dentro de muy poco tiempo que una misma persona o familia decida prolongar su estancia en alguna de estas instalaciones. Todo eso es positivo tanto para las personas que viajan como para los negocios que viven del turismo, así que bienvenido sea ese refuerzo en la apuesta por la higiene y la limpieza.

Estamos convencidos de que el turismo rural va a jugar una papeleta muy importante dentro de la totalidad del turismo nacional. Ya la está jugando, de hecho, pero parece evidente que se va a incrementar en los próximos años. No hay una conexión mayor con la naturaleza que la que proporciona estar en uno de los pueblos de los que os hemos hablado. Y cada vez es mayor el número de personas que piensan exactamente lo que os acabamos de transmitir. El turismo rural ha venido para quedarse… y todos y cada uno de nosotros y nosotras lo agradeceremos.