Zapatos para Bebé

Actualmente sabemos que las informaciones que reciben los pues en esos años primeros de nuestra vida es algo fundamental. Sabemos que es básico para su desarrollo motor y cerebral. Todo esto nos dará pistas, sobre cuál debe ser el calzado más conveniente.
COMPARTE

Actualmente sabemos que las informaciones que reciben los pues en esos años primeros de nuestra vida es algo fundamental. Sabemos que es básico para su desarrollo motor y cerebral. Todo esto nos dará pistas, sobre cuál debe ser el calzado más conveniente.

Conociendo más…

Si has entrado en algún establecimiento de zapatos infantil, seguro que te han comentado que los zapatos para los bebés lo que hacen es ayudar en el desarrollo de la musculatura del pie y que van a prevenir los problemas de cara al futuro para andar, y al igual que les pasa a muchos padres, esto lo que hace es que dudemos.

Lo que debes tener claro es que para esos primeros pasos, el niño tiene que contar con su tobillo sujeto y que el talón se encuentre firme para que pueda tomar una postura adecuada.

En el caso de que usemos zapatos con refuerzos para el sostenimiento del peso del cuerpo, lo que haremos será limitar el propio desarrollo de los músculos de pies y de los tobillos. Por esta razón no se le ponen muñequeras a los niños cuando comienzan en su gateo. Si lo pensamos bien, lo mismo que dejamos la muñecas libres para el gateo, se deberían dejar los pies descalzos, siempre que nos sea posible.

En condiciones habituales, piensa que los pies descalzos son los ideales para ponerse a ir dando sus primeros pasos. La naturaleza es sabia.

Efectos que tiene el calzado en los bebés y los niños

Nuestra recomendación es la de dejar a los niños descalzos en sus primeros pasos. Hace más de dos décadas, publicaciones especializadas de salud dejaban claro que el pie se desarrolla idealmente mejor en un ambiente donde está descalzo.

La única función que tienen los zapatos tendría que ser la de la protección del pie de infecciones y lesiones. De igual forma, el calzado cuando es compresivo o rígido puede llegar a ser causa de deformidades, debilidades y de que se vaya perdiendo la movilidad.

La selección de los zapatos para los pequeños se tiene que basar en un calzado minimalista, de pies descalzos. Pensemos en que ya hay indicios de que usar prolongadamente el calzado convencional en niños de edades de tres a ocho años, lo que hace es alterar la propia morfología de los pies y la clase de pisada.

Para los niños más mayores, usar normalmente calzado lo que hace es que va reduciendo lo que es el ángulo del arco del pie, pudiendo provocar que en el futuro haya problemas a futuro en la rodilla o en los tobillos.

Piensa que los bebés no tienen formado su arco, pero si que va a depender su formación de dejar que se desarrolle con libertad.

Pensemos que descalzar a los bebés cuenta con más beneficios, pues los que van descalzos pueden desarrollar mayores capacidades cognitivas.

Pensemos que el primer año y medio de vida del bebé es fundamental, etapa donde habrá grandes cambios en lo neurológico, puesto que el sistema nervioso central en los pequeños es muy plástico. Los cambios neurológicos después de ese periodo no van tan rápidos.

Además de la propia genética, el desarrollo cognitivo, va a depender de una serie de estímulos a nivel sensorial del entorno, bastante mayor que la que tienen las manos.

En estos meses primeros, el caso es que el bebé usa sus pies para ir recolectando una serie de información sobre todo el mundo exterior. Muchas veces se los suele llevar a la boca, pues es donde hay mayores terminaciones a nivel de nervios sensitivos. Cuando encerramos sus pies, lo que hacemos es dificultar el aprendizaje del entorno.

Si queremos comenzar a andar, los niños precisan esa información recibida de la planta del pie y de las articulaciones para la coordinación del movimiento y obtener un equilibrio.

Todo esto hace que no deba perderse la oportunidad de que se pongan en contacto los pies con las superficies irregulares. Son unos estímulos que lo que hacen es desarrollar la propiocepción. Magnífico para su aprendizaje y que ayudan a que mejore la posición de las articulaciones, sirviendo de refuerzo para los músculos de los pies.

Los niños que no han sido expuestos a terrenos donde hubiese irregularidad o con distintas texturas, pueden llegar a sentir rechazo a tenerse que ponerse calzado, algo curioso.

Pensemos que no vamos a poder evitar que nuestros pequeños tengan que llevar calzado, pero cuando llegue el momento, habría que optar por un calzado que vaya a simular esas condiciones de ir descalzo. Un calzado que existe y que además, como nos dicen los expertos en calzado de stock de liquistocks.com, se puede conseguir de muy buena calidad y precios económicos, es cuestión de echar un tiempo en ello y buscar la opción más adecuada.